Blog de Angel L. Perez

NACE SIN NADA

La mentira se oculta.

Entre los recovecos,

de las medias verdades.

No desprecia los huecos,

que deja la conciencia.

Se enamora del necio,

que a su merced adora.

Viste de necedades,

a la mente inconsciente.

Trapichea sentimientos,

con poses convincentes.

Al saber pone precio.

Se apropia del respeto.

Que confunde y socaba.

No repara en palabras,

ampulosas y enfáticas.

Predica soluciones,

de honestidad aparente.

Arenga a sus discípulos,

con fatuas opiniones.

El mentiroso se hace.

Su perfección errática.

Como suaves bandazos,

del viento que le orea.

Por mimetismo aprende.

En su entorno se educa.

Y con falsas promesas,

refuerza sus mentiras.

No perdona al sincero.

Ni a razones auténticas.

Desprecia la nobleza,

que el honrado demuestra.

No admite transparencias.

Encubre sus acciones,

con pérfida destreza.

La verdad enquistada.

Sometida y esclava.

Prisionera y vejada.

Oculta y disfrazada.

Sorteando las trampas.

Ante el mundo desnuda.

Retando a la mentira,

ricamente enjoyada.

Apartando la broza,

que oculta su fianza.

A empujones saliendo,

de las conciencias falsas.

Nace el Hombre sin nada.

Sin bordados ropajes.

Sin ornatos ni joyas.

Con la verdad intacta.

Auténtica la carne,

que cubre sus entrañas.

La verdad más profunda,

envuelve su morada.

Sin trampas abducido.

Sin cínicas falacias.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: